VIVO
Comida con amigos

¿Cuál es el ritmo de comida adecuado?

Establecer un ritmo correcto para una comida, es tan importante como cualquier otro aspecto de la organización de un almuerzo o cena. Observar a los invitados.

¿Comer rápido o comer lento?

Quien no ha asistido a alguna comida (un almuerzo o una cena) en la que apenas le dejan disfrutar de los platos y la conversación con otros comensales, porque retiran con demasiada celeridad los platos. Toda comida debe tener su ritmo, al que se deben adaptar los comensales y el personal de servicio.

Establecer un ritmo correcto para una comida, es tan importante como cualquier otro aspecto de la misma (vajilla, cubertería, cristalería, etc.). Un buen menú es para disfrutarlo y no es una competición contra reloj.

Si es usted el anfitrión debe estar atentos al ritmo que siguen sus invitados con los platos, teniendo en cuenta que no está en un restaurante donde los camareros cumplen un servicio en un determinado horario.

Hay que observar cuando ha terminado la mayoría de los comensales, para ordenar al servicio o, si sirve usted mismo, sacar el siguiente plato, pero siempre dando tiempo a todo el mundo (sin dejar un espacio de tiempo prolongado tampoco a los que han terminado primero). Hay que establecer un equilibrio en los tiempos de servicio acorde al ritmo de la mayoría de los comensales.

El ritmo no tiene porque ser constante, y lo debemos ir adaptando al ritmo que nos vayan marcando nuestros invitados. Lograr este ritmo adecuado hará disfrutar aún más de la velada a los comensales.

Hay trucos, y pequeñas “tretas” (que se deben hacer de forma discreta) para poder darle un determinado ritmo a la comida o para “ayudar” a los invitados más remolones. Preguntar sobre el gusto del plato, sobre la temperatura del mismo, etc.

No es bueno un ritmo acelerado de servicio, pero tampoco hacer esperas prolongadas. Hay que encontrar un punto justo de equilibrio en el servicio que no haga que los comensales coman muy rápido o esperen demasiado tiempo entre plato y plato.

 

FUENTE: protocolo.org